Chocolat es una tienda única dedicada al chocolate y los tés situada en el corazón del barrio barcelonés de Sant Andreu. Puedes encontrar todo tipo de productos hechos de chocolate: más de 90 clases de bombones hechos con un cacao de una calidad suprema hasta productos de chocolate totalmente personalizados. Si lo que prefieres es el té, Chocolat te ofrece una amplia gama adecuada para cada paladar: neutros, afrutados, aromatizados y de especies.

Sus propietarios, José Manuel Gómez y Alicia Vélez, son una pareja de andreucenses que han hecho consolidar la tienda en el barrio con amor y pasión. Gracias a la ayuda y la dedicación de su hijo Roger, encargado de la sección del té, y de Magda y Mónica, las dos dependientas de la tienda, consiguen día a día hacer de Chocolat un lugar tan especial.

Chocolat nació de la mano de una pareja de andreucenses, Maribel y el Conrad. En 2001, el matrimonio decidió cambiar de vida y montar una tienda en el mismo barrio. Encontraron su fuente de inspiración en la famosa película "Chocolat" (Lasse Hallström, 2000), a pesar de ninguno de los dos se había dedicado al gremio chocolatero. Fue entonces cuando, ilusionados, empezaron su ruta por varios países europeos, como Holanda o Bruselas, con la intención de dar forma a su idea.

Pasaron los días, los meses y hasta 4 años de dedicación, pasión y amor, hasta que Maribel y el Conrad dieron el gran paso: el 20 de septiembre del año 2005, Chocolat abrió sus puertas en la Calle Mercado Nº 7 del barrio barcelonés de Sant Andreu.

Poco a poco, Maribel y Conrad se ganaron el aprecio del barrio, ya que el matrimonio vivía por la tienda. Los productos de chocolate, como los bombones, el pastel o los Chocolateados tiñeron las calles de San Andrés con una suave aroma a cacao.

Fue 6 años después, en 2011, cuando Maribel y Conrad decidieron jubilarse y dejar Chocolat en otras manos de confianza. La pareja confió el negocio a José Manuel, el distribuidor de chocolate de la tienda. Él y su mujer, Alicia, también eran andrecenses y entre los negocios del matrimonio, tenían un centro de estética en el mismo barrio de Barcelona.

La pareja siguió fielmente los valores y la filosofía de los propietarios anteriores, pero decidieron trasladar Chocolat a Carrer Mercat 14 (Plaça Mercadal 40), un local más luminoso que proporcionó más vida en la tienda. Además, el matrimonio diversificó la oferta: llevó más género en Chocolat e introdujo los tés como uno de los productos estrella de la tienda.